Niebla

La espesa bruma de esta mañana intentó disiparse, aligerarse, diluirse ante un leve destello amarillo que por unos minutos pudo a la tierra llegar. Pero pudo más el frío con su cargamento de humedad, y esta blanquecina niebla no tuvo más opción que permanecer y estar.

El día se vistió de oscuro; los árboles parece que jugaran a las escondidas entre la niebla que desdibuja los contornos y mezquina la visión. Sólo las pajarillos cantan a la vida jugueteando y trinando en derredor.

|

Comentarios

Es muy fácil imaginar la escena según nos la describes Sara.

Un abrazo muy fuerte.

Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar