Único y especial

Sin prisas, fina y abundantemente, siento caer las gotas de lluvia sobre el techo de mi casa; justo cuando me dejo envolver por la paz nocturna y el silencio se vuelve un quieto espacio donde hace eco hasta el más leve murmullo y mis pensamientos adquieren alas al ritmo de mi respiración.

Poco antes del mediodía comenzó la húmeda danza; aquella que siempre estamos añorando; la misma que estamos siempre deseando; la que hemos extrañado tanto en este tibio, seco y raro otoño.

Mis ojos y mi cuerpo están clamando por el descanso, pero no puedo dormirme sin antes recurrir a mis amigas las palabras, para expresar el regocijo de oír ese sonido constante de las gotas cayendo. Ese son único y especial, que me ha acompañado desde que abrí los ojos  en las sureñas tierras de mi patria, llegando a formar parte de mi propia esencia.

Bajo las párpados ahora, para dejarme llevar por el compás de la húmeda música de la lluvia y abandonarme en ella.  

|

Comentarios

¡Enhorabuena Sara! Tienes una manera de transmitir que me encanta.

Un besazo

Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar